Un hombre de 23 años permanece detenido con prisión preventiva por un hecho ocurrido en la zona Sudeste de la ciudad, donde tomó por sorpresa a una mujer que realizaba sus tareas de preventista y le arrebató el celular. Fue perseguido y atrapado en una vivienda abandonada.

La fiscal penal Ana Inés Salinas Odorisio imputó a Emanuel Alberto Abán de 23 años por el delito de robo en perjuicio de la empleada de una distribuidora, a la que le arrebató su teléfono celular.

La damnificada relata que se encontraba registrando los pedidos en el aparato cuando fue sorprendida por el joven, que se lo arrebató y salió corriendo.

La mujer lo siguió y un móvil policial que realizaba tareas de patrullaje, se sumó a la persecución y atraparon al joven oculto en una vivienda abandonada que funciona como “aguantadero” y le secuestraron el dispositivo móvil robado.

Tras la imputación y la reunión de distintas medidas probatorias, desde la Fiscalía se solicitó su prisión preventiva.