Mario Cargnello: “Hacerse prójimo del otro, he aquí el desafío de asumir en serio el mandato de Jesús”
15/09/2016
Audiencia pública por el gas: Salta participará por teleconferencia
16/09/2016

Más de 800 mil fieles honraron al Señor y Virgen del Milagro

En su homilía, el arzobispo Mario Antonio Cargnello pidió a los políticos comprometerse en la “transparencia y la equidad”.

Cerca de 800 mil personas participaron ayer en la procesión del Milagro, según lo anunció el Gobierno de la Provincia. Los feligreses fueron a renovar un pacto de fe, que se inició en 1692 tras los terremotos que derrumbaron la ciudad de Esteco y repercutieron en la capital salteña.

Cumplieron promesas, agradecieron, pidieron por milagros y fueron a manifestar su devoción. Cada fiel tuvo uno de esos motivos o todos para seguir a las imágenes veneradas.

Como desde 2010, las figuras cristianas partieron desde la Catedral Basílica hasta el monumento 20 de Febrero, donde el arzobispo de Salta, Mario Antonio Cargnello, brindó su homilía, en la que pidió a los políticos “sacrificar sus vidas en el servicio al bien común que hoy tiene el rostro de una nación que debe crecer en justicia, transparencia y equidad”.

La caminata, que antes terminaba al pie del cerro San Bernardo, se inició a las 15.15, con la salida de la Cruz Primitiva y un rato después se hizo lo propio con el retrato de la Virgen de las Lágrimas; 15 minutos más tarde partió la Virgen del Milagro y a las 16.30, como estaba previsto, se inició el traslado del Cristo.

Para ir detrás del Señor y la Virgen tuvieron prioridad los cerca de 50 mil peregrinos de distintos puntos de la provincia, quienes recorrieron hasta 500 kilómetros para honrarlos. Más prioridad hubo para las autoridades locales y religiosas, que, como es tradicional, van al lado de los carros que llevan los símbolos salteños más representativos, que a su vez recorren las 16 cuadras hasta el monumento custodiados por un cerco de efectivos policiales.

El buen tiempo acompañó la liturgia, con temperaturas que rondaron los 25 grados en el momento más caluroso, pero con brisas que fueron reconfortantes para los fieles.

Desde el Samec dieron a conocer que en la jornada se brindó asistencia sanitaria a más de 2.200 personas, de las cuales cinco fueron derivados al Hospital  San Bernardo para una mejor recuperación de las descompensaciones que sufrieron. Todos los pacientes fueron mayores de edad.

La celebración llegó a su fin pasadas las 20. Miles de pañuelos se agitaron frente a la Catedral. Las imágenes fueron colocadas al frente del templo, desde donde monseñor Cargnello dirigió los últimos rezos de la jornada.

Fuente: eltribuno

Comentarios

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *