Continúa el paro y protesta en el Correo Argentino
21/09/2016
Caso Trogliero: entre llantos, declaró la esposa de Gómez Paz
21/09/2016

La primera audiencia, entre la conmoción y las declaraciones estremecedoras

Hoy se desarrolla el segundo día de audiencias en el juicio por el crimen de Javier Trogliero Álvarez en el que está previsto que preste declaración la esposa de Juan Carlos Gómez Paz.

La audiencia por la muerte de Javier Trogliero arrancó ayer en la Sala II del Tribunal de Juicio, presidido por los jueces María Victoria Montoya Quiroga, Bernardo Ruiz y Pablo Farah (vocales). Los imputados son: Juan Carlos Gómez Paz, preso, acusado de homicidio simple; Mario del Barco y Sebastián Guitián, ambos en libertad, acusados de encubrimiento agravado. Antes del inicio, los magistrados rechazaron los pedidos de nulidad de las defensas de Del Barco y Gómez Paz. Solicitaban anular la actuación del perito Osvaldo Torres Pessas.

La jornada de ayer se vivió con una conmoción latente por los familiares y amigos de la víctima, pero el  momento de mayor tensión llegó cuando la madre de la víctima, Sonia Álvarez ingresó a la sala y pidió hablar sobre la muerte de su hijo.

“Esa noche llamé desesperada a Mario del Barco y le pregunté qué había pasado. Me dijo que él había sentido un ruido afuera de su casa, que salió y vio a Javier que tenía una heridita en la cintura y que le puso una gasita y Merthiolate. A los 15 minutos salió el médico que lo estaba atendiendo y me dijo que Javier había fallecido”, dijo Sonia Álvarez con la voz temblorosa y entrecortada, ante un tribunal y una sala que escuchaban en completo silencio.

La madre de Javier Trogliero pidió autorización al Tribunal para poder mirar a los ojos a los tres acusados. La jueza María Victoria Montoya Quiroga dio la orden de que los acusados se pongan de pie. Sonia Álvarez se acercó a ellos y se tomó unos segundos para observarlos, mientras ellos miraban al frente como se lo indicó el Tribunal.

La mujer pidió enfáticamente justicia a los tres jueces de la Sala II del Tribunal de Juicio, y les anticipó que esa era la única vez que la verían sentada allí.

“Para preservar mi salud es que no podré asistir al decurso de este juicio”, explicó.

“He sacado coraje para mirar a los ojos a los imputados, con la convicción de que este tribunal va a hacer justicia aplicando una sanción convincente y ejemplificadora”, dijo al levantar la vista de las hojas que leyó.

Foto: Fuente La Gaceta Salta

Comentarios

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *